Diario de Práctica Poemas

UNA FLOR, EN LA FRAGILIDAD

Todo se derrumba,

la noche es fría y oscura,

la fatiga se apodera de mi corazón

y el desaliento de la muerte resuena en mí.

Las lágrimas brotan por doquier.

Y sin embargo,

el nuevo día vuelve a emerger

y brillar tan bello como siempre.

Me siento acogido, en la calidez

de un amoroso abrazo

y a cada paso acompasado,

sobre la oscura y fría noche,

se abre una flor,

una roja y brillante flor,

que cubre un frágil y desnudo cuerpo,

una flor, que anticipa

la nueva primavera.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *