Diario de Práctica Poemas

AQUÍ, AHORA

Aquí, en lo alto de la montañas,

la vida sigue discurriendo tranquila,

la hierba continúa creciendo,

eso sí, a un ritmo pausado,

pues los fríos del otoño caen diligentemente,

tal cual, caen las hojas de los robles,

tapizando el bello jardín.

Los petirrojos siguen cantando alegres,

en cualquier momento, nunca dejan

de ofrecernos sus magistrales conciertos,

y al anochecer, disfrutamos del silencioso

baile de los murciélagos,

que en armonía con la luna llena,

cubren el cielo de maravillosas danzas.

Ahora, en lo alto de la montaña,

la vida sigue transcurriendo

tan apacible y natural,

cómo lo lleva haciendo miles de eones,

vacía de toda percepción,

y tan plena y maravillosa

como siempre lo ha sido

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *