Diario de Práctica Poemas

Interser es mi hogar

Sentado sobre un haz de hierba kusa,

al frescor de un magnánimo carballo,

y de un viejo amieiro,

medito con mi hermano el pequeño

arroyo de montaña.

Sumergido en el silencio, le pregunto:

¿De dónde vienes y a dónde vas?

Él, no dice nada,

solo canta con un suave murmullo,

al son de una frágil mariposa

y una sutil libélula,

de un matojo de violetas,

que se asemejan a mil corazones,

sonriendo con la canción de mi amigo el arroyo,

al galope de una manada de caballos

y al zumbido de insectos,

que vuelan en las diez direcciones,

a la suave brisa que asciende arroyo arriba,

y a la dura piedra,

que entre sus frescas aguas,

se deja coger, y se manifiesta como un precioso

corazón.

Y ya sin esperar nada más,

su dulce canción,

toma un nuevo tono, que responde:

“Impermanencia es mi origen,

vacio mi destino, mas,

interser es mi hogar”.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *